jueves, 30 de octubre de 2014

«El diablo no es un mito», «oración, verdad y justicia para combatirlo» Papa Francisco

En la homilía de esta mañana (30/10/2014) en la Casa Santa Marta, hoy, el Papa Francisco nos ha dicho: «el diablo no es un mito», «oración, verdad y justicia para combatirlo» 

 El Santo Padre centró su homilía en las palabras de San Pablo que, dirigiéndose a los Efesios, «desarrolla en un lenguaje militar la vida cristiana». Y subrayando que «la vida en Dios se debe defender, se debe luchar para llevarla adelante», hizo hincapié en que se necesita fortaleza y valentía «para resistir y anunciar». Para «ir adelante en la vida espiritual se debe combatir. No es una simple lucha, sino un combate continuo», volvió a reiterar el Papa, recordando luego que «los enemigos de la vida cristiana» son tres: «el demonio, el mundo y la carne». Es decir nuestras pasiones «que son las heridas del pecado original». Por cierto, destacó también el Obispo de Roma, «la salvación que nos da Jesús es gratuita», pero estamos llamados a defenderla: «¿De qué me tengo que defender? ¿Qué tengo que hacer? ‘Revístanse con la armadura de Dios’ nos dice Pablo. Es decir que lo que es de Dios nos defiende, para resistir a las insidias del diablo. ¿Está claro? Claro. 

 Como ” #Evangelizadores en las redes”, no deberíamos de dejar de señalar al diablo como le principal instigador de problemas, dudas, alejamientos, críticas y sobre todo, desafecto. Quien deja de sentirse afectado y tener afecto por las demás personas, es víctima de las insidias del diablo. Diablo es una palabra que proviene del griego: dia-bolos, el que separa, quita el sentido y razón de estar unidos. El diablo sabe tocar nuestra herida del pecado y hacerlo en el preciso momento en el que el dolor nos lleve a alejarnos unos de otros. Sin duda la salvación que nos ofrece Cristo es gratuita una vez nos arrepentimos y damos el SÍ a Dios. No es una salvación regalada sin razón. Dios no hace nada sin una razón y la salvación necesita que cada uno de nosotros la llenemos de razones. En las redes es necesario dar testimonio de la razón y el sentido que tiene nuestra esperanza. Debemos luchar contra el diablo, uniéndonos en todo lo posible y luchando para que la unidad sea la mayor posible.

miércoles, 29 de octubre de 2014

"Todos somos Iglesia, no sólo el Papa y los obispos.” Papa Francisco

En la audiencia de esta mañana (29/10/2014) en la plaza de San Pedro,, el Papa Francisco nos ha dicho: "Todos somos Iglesia, no sólo el Papa y los obispos.”

Francisco destacó que lo visible y lo invisible de la Iglesia no se oponen, sino que se integran en la única Iglesia; lo que es un reflejo del misterio de la persona de Cristo, en la que su naturaleza divina es inseparable de su naturaleza humana, que se pone enteramente al servicio del plan divino de llevar a todos la redención y la salvación. De ahí que también la Iglesia – dijo el Santo Padre – a través de su realidad visible, como los sacramentos, el testimonio y el anuncio, está llamada a hacerse cercana a cada persona, comenzando por los más pobres, los que sufren o los marginados, para que todos sientan la mirada compasiva y misericordiosa de Jesús. 

Como ” #Evangelizadores en las redes”, tendríamos que llevar el mensaje de que somos Iglesia cada uno de nosotros que nos acercamos a Cristo en Espíritu y Verdad. La Iglesia visible la formamos nosotros, la invisible la forman los santos, ángeles y Dios mismo. La Iglesia visible se comunica con la invisible por medio de los sacramentos y la oración. Quien no ora y recibe la gracia de Dios, se irá separando del Cuerpo de Cristo lentamente.

¿Cómo convencer a una persona alejada para vuelva otra vez a la Iglesia? Lo primero sería conseguir saltar por encima de los prejuicios que la separa de nosotros. Después, mostrarle que la medicina para sus sufrimientos no la tiene el gobierno ni la sociedad. La medicina es Cristo y la Iglesia, quien hace posible que Médico y paciente se reúnan.

Para ello es necesario ofrecer un mensaje curativo de las heridas que llevamos encima. En las redes sociales hay demasiada crispación e histerismo. Ser capaz de crear un espacio de calma y diálogo es indispensable para despejar la niebla de los prejuicios adquiridos. 

martes, 28 de octubre de 2014

"Entremos en la Iglesia, no nos quedemos en la entrada” Papa Francisco

En la homilía de esta mañana (27/10/2014) en la Casa Santa Marta, hoy, el Papa Francisco nos ha dicho: "Entremos en la Iglesia, no nos quedemos en la entrada" 

 “Nosotros somos ciudadanos, conciudadanos de esta Iglesia. Si nosotros no entramos en este templo y formamos parte de esta construcción a fin de que el Espíritu Santo habite en nosotros, nosotros no estamos en la Iglesia. Nosotros estamos en la puerta y miramos: ‘Pero, qué bello… sí, esto es bello…’. Cristianos que no van más allá de la recepción de la Iglesia: sólo allí, en la puerta… ‘Pero sí, soy católico, sí, pero no demasiado… así…”. Un modo de hacer esto, que no tiene sentido con respecto al amor y a la misericordia totales que Jesús tiene por cada persona. La demostración es la actitud de Cristo con Pedro. Incluso si la primera de las columnas traiciona a Jesús, el Señor responde perdonando y dejándolo en su lugar.

Como ”#Evangelizadores en las redes”,tenemos que propiciar que los alejados y distantes, se acerquen a la Iglesia y tras ser conscientes de lo que conlleva, den el paso dentro de la Iglesia. La Iglesia no es un espacio de seres perfectos, sino de personas que abren su naturaleza herida a la mano de Cristo. Es necesario ser conscientes de que la Iglesia la conformamos quienes caminamos con humildad, esperando la misericordia del Señor. El arrepentimiento permite al Señor curar nuestras heridas y reparar nuestros sufrimientos. El problema aparece cuando una persona desea que la Iglesia sea su iglesita personal. Entonces no hay humildad y arrepentimiento, sino soberbia y vanagloria. 

Nadie debe entrar en la Iglesia creyendo que la podemos hacer a nuestro gusto. Explicar esto a quienes se acercan a nosotros conlleva paciencia y mucha humildad. Humildad de palabra, actitud y ofrecimiento. A quien se acerca hay que invitarle a un lugar de curación en común, no a un espacio de promoción social y apariencias sociales.

lunes, 27 de octubre de 2014

"Las palabras revelan si somos cristianos de la luz, de las tinieblas o ‘grises’” Papa Francisco

En la homilía de esta mañana (27/10/2014) en la Casa Santa Marta, hoy, el Papa Francisco nos ha dicho: "las palabras revelan si somos cristianos de la luz, de las tinieblas o ‘grises" 

 Nuestra palabra… “¿Es palabra hipócrita? ¿Un poco de acá, un poco de allá, para estar bien con todos? ¿Es una palabra vacía, sin sustancia, llena de vacuidad? ¿Es una palabra vulgar, trivial, es decir mundana? ¿Una palabra sucia, obscena? Estas cuatro palabras no son las de los hijos de la luz, no vienen del Espíritu Santo, no vienen de Jesús, no son palabras evangélicas… este modo de hablar, hablar siempre de cosas sucias o de mundanidad o de vacuidad o hablar hipócritamente”. 

Como ” #Evangelizadores en las redes”, lo que digamos tienen una inmensa importancia, ya que muchas personas leerán lo que pongamos y valorarán lo que decimos como dicho por la Iglesia o por el mismo Cristo. Tenemos una responsabilidad tremenda como símbolos de Cristo en los medios. La medida de nuestras palabras puede arrojar luz, oscuridad o desafecto. Lo que digamos puede emocionar, ser rechazable o indiferente. La imagen de Cristo que pintemos con nuestra presencia en las redes, será parte importante del mensaje que llegará a otras personas. No podemos ser tibios, indiferentes, tener confianza en lo humano y desdeñar a Dios. No podemos señalar a Cristo en aquello en lo que no está presente. Tampoco podemos callar a Cristo, en donde se manifiesta.

viernes, 24 de octubre de 2014

"Trabajemos todos por la unidad de la Iglesia, así somos más fuertes” Papa Francisco

En la homilía de esta mañana (24/10/2014) en la Casa Santa Marta, hoy, el Papa Francisco nos ha dicho: "trabajemos todos por la unidad de la Iglesia, así somos más fuertes" 

 Todo cristiano está llamado a trabajar por la unidad de la Iglesia. Es la exhortación que el Papa Francisco hizo en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta. De este modo, el Pontífice subrayó que debemos dejarnos guiar por el Espíritu Santo que hace la unidad de la Iglesia en la diversidad de las personas...

 Como ”#Evangelizadores en las redes”, somos imagen viva de esa unidad por la que Cristo oró al Padre. Si queremos ganar audiencias, lo más sencillo es crear polémicas y esperar a recolectar las respuestas de quienes se sienten airados. Pero la unidad no se realiza a base de escándalos. La unidad de la Iglesia no se basa en la uniformidad reglamentística, sino en el amor que brota de saberse amados por Dios. Nuestras palabras, gestos, materiales y enlaces, deberían fomentar la comprensión de las diferencias y su superación. Nuestro lenguaje debería ser inclusivo, sin que por ello tengamos que estar de acuerdo con todo lo que piensan otras personas. La unidad tampoco se consigue desdeñando a las demás personas y lo que dicen. Las diferencias graves se pueden limar utilizando nuestra capacidad de diálogo, nuestro poder de rechazo.

jueves, 23 de octubre de 2014

"Sin la gracia del Espíritu no se puede ser cristianos” Papa Francisco


En la homilía de esta mañana (23/10/2014) en la Casa Santa Marta, hoy, el Papa Francisco nos ha dicho: "Sin la gracia del Espíritu no se puede ser cristianos" 

 El Santo Padre centró su homilía en la Carta a los Efesios, en la que San Pablo describe su experiencia de Jesucristo, una experiencia “que lo ha llevado a dejar todo” porque “estaba enamorado de Cristo”. El Papa dijo que el suyo es un “acto de adoración”, porque en primer lugar “se arrodilla ante el Padre” que “tiene el poder de hacer mucho más de lo que podemos pedir o pensar”. Usa “un lenguaje sin límites”: adora a este Dios “que es como un mar sin playas, sin límites, un mar inmenso”. Y Pablo pide al Padre, por todos nosotros, para “que seamos poderosamente reforzados en el hombre interior, mediante su Espíritu”. 

 Como ” Evangelizadores en las redes”, Como #Evangelizadores en la redes, tenemos que ser conscientes que la Verdad, que es Cristo, sólo puede ser revelada por el Padre. Nadie que no abra su corazón a la acción de la Gracia, podrá aceptar la Verdad. Cuando nos encontramos con una persona refractaria al mensaje de Cristo, no deberíamos de tratarla de forma violenta y despectiva. Aunque nos insulte y se ría de nosotros, hay que ven en ella a un ser necesitado de la Gracia de Dios. Un ser que está herido y teme ser curado, porque la herida le duele hasta la desesperación. Cualquier medicina que le propongamos será rechazada, porque el dolor le hace temer cualquier acercamiento a la fuente de su sufrimiento. 

 De todas formas, si estas personas se convierten en ”trolls”, es mejor lo mejor es bloquearlos, ya que no aportarán nada positivo. En cualquier caso, tendríamos que orar por estas personas, por su sufrimiento y su violencia. Orar para que la Gracia de Dios consiga abrirse paso hasta su corazón. Alguna vez pasa y puedo dar testimonio que ha ocurrido.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...